Azúcar: el dulce veneno

Azúcar: el dulce veneno
06 Abr 2016

El azúcar, ese polvo cristalino blanco que le apasionaba a Maria Antonieta, es hoy en día un ingrediente del que se abusa en exceso en cualquier alimento conservado.

Ya no es raro escuchar que el azúcar es un “dulce veneno”. Y son muchos los estudios y documentales que hablan abiertamente sobre los motivos por los que el azúcar es el factor principal desencadenante de la obesidad y las enfermedades crónicas.

Nosotros te recomendamos esta charla TED del cocinero Jamie Oliver, que lleva años ayudando a reeducar alimentariamente por todo el mundo. 20 minutos que no tienen desperdicio.

El azúcar se ha empleado durante mucho tiempo como ingrediente básico en preparados alimenticios industriales ya que es un excelente conservador y además es muy económico, por lo que no encarece el precio final y alarga la fecha de caducidad.

Durante muchos años se ha alertado sobre los peligros de consumir demasiada grasa o sal, pero no así de los peligros del azúcar refinado, a pesar de los casos crecientes de obesidad y enfermedades crónicas. Y es ahora cuando están saltando las alarmas.

 

El azúcar es el único alimento que se metaboliza como grasa y como carbohidrato, debido a que contiene casi tanta glucosa como fructosa. Estos dos azúcares no son intercambiables y su cuerpo los procesa de diferente manera.

 

El azúcar está formada por dos moléculas que se separan en el intestino: fructosa y glucosa.

La glucosa –>  es la forma a través de la cual el cuerpo obtiene energía. Cada célula en su cuerpo utiliza glucosa y se metaboliza en cada órgano, es dirigida al cerebro, a los músculos.. y cerca del 20% se metaboliza en el hígado.

La fructosa –>sólo puede ser metabolizada en el hígado, ya que es el único órgano que puede transportarla. El hígado la convierte en grasa hepática (reservas).

Además, el páncreas produce insulina para regular los niveles de azúcar en sangre, lo que ayuda a que la glucosa entre en las células. La insulina es como la llave que abre la para que la glucosa pase de la sangre al interior de la célula.

Cuando comes el cuerpo libera una hormona llamada LEPTINA que le indica al cerebro que dejes de comer: indica que ya estás saciado.

Cuando ingieres dosis elevadas de azúcar ¿Qué ocurre?

El hígado se ve saturado, debe gastar mucha energía para metabolizar todo lo que se está ingiriendo en exceso y llega un momento en el que el cerebro NO reconoce la orden para dejar de comer. Por lo que sigues comiendo mucho más de lo que debes. Se crea una  RESISTENCIA a la leptina.

Ademas cuanta mas azúcar ingieras, el páncreas (el encargado de producir insulina para regular el azúcar en la sangre), debe trabajar mas para metabolizarla toda, pudiendo derivar en una resistencia a la INSULINA.

Cuando ciertos órganos sufren la resistencia a la insulina, se desarrollan enfermedades específicas:

  • Hígado — hígado graso no alcohólico
  • Músculo y páncreas — diabetes tipo II
  • Cerebro — enfermedad de alzheimer
  • Síndrome nervioso periférico — neuropatia
  • Ovarios — ovarios poliquísticos

Dando lugar así a problemas como los nombrados además de enfermedades cardíacas y problemas dentales entre muchos otros..

Por si fuera poco, algunas células cancerígenas contienen receptores de insulina y utilizan la glucosa para crecer y expandirse. De modo que ingerir azúcar es añadir mas leña al fuego, y empeorar el resultado si ya se padece.  Los niveles altos de insulina le dan un estímulo a los tumores cancerígenos al dirigir a las células del cáncer al consumo de glucosa.

 

Exceso de azúcar –> hígado saturado –> cerebro no reconoce leptina –> sigues comiendo –> páncreas saturado –> niveles de insulina elevados –> diabetes II, obesidad, síndrome metabólico..

 

Te dirás entonces “Yo no como tanto azúcar”, y el problema es que en realidad consumimos MUCHA mas azúcar de la que pensamos. Actualmente casi cualquier alimento elaborado contiene azúcares añadidos. COMPRUÉBALO tú mismo.

Los azúcares mas dañinos son la fructosa refinada (no la que proviene de las frutas) y el jarabe de maiz de alta fructosa JMAF ó jarabe de glucosa y fructosa JGF.

Y los niños de hoy en día son de los que mas azúcares ingieren ya desde muy pequeños: Colacao, cereales con azúcar, zumos de brik, nutella, bebidas azucaradas, bollería indutrial, petit suis, yogures, potitos de bebés, papillas, y añádele alguna que otra comida chatarra: hamburguesas preparadas, pizzas precocinadas… y es un suma y sigue..

bebidas azucaradas

Ahora te preguntarás

¿Cómo evito comer tanta azúcar? Fijándote en las etiquetas de lo que compras SIEMPRE. No compres lo mas barato, o lo que mas te llame la atención, elige lo mas sano.

Lo IDEAL es limitar el consumo de fructosa diaria a 25-30 gr/día. Y aquellas persona que ya sufren diabetes, sobrepeso, enfermedades cardíacas no deben superar los 15 gr/día.

Y SIEMPRE  la mejor opción para controlar la cantidad de azúcar que ingieres, será cocinando en casa, con ingredientes frescos y sin aditivos. Haciéndolo tú, sabrás lo que estás comiendo.

Porque “la mayor riqueza es la salud” sin lugar a dudas.

Share

EcoRico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *